Los destinos urbanos representaron el 59% de la inversión total turística en España en 2019, reflejo de una buena evolución de la demanda, especialmente del segmento de negocios, así como de los niveles de RevPAR y una baja estacionalidad, según la consultora Christie & Co.