El sector turístico descarta salvar la Semana Santa este año y confían en que ello permita garantizar una buena temporada de verano como ‘tabla de salvación’ para un sector muy afectado por la pandemia y que necesita ayudas directas específicas a la tesorería para no perder miles de empleos.