La pérdida de visitantes por la crisis del coronavirus acarreará una drástica reducción en los ingresos foráneos, que podrían reducirse a menos de la mitad, según ha advertido Funcas en su último Cuaderno de Información Económica.