Los líderes de la Unión Europea barajan medidas contra el sector aéreo bielorruso, incluyendo el cierre coordinado del espacio aéreo, como primera respuesta al incidente registrado este domingo con un vuelo de Ryanair al que Minsk forzó a realizar un aterrizaje de emergencia para detener al disidente Roman Protasevich.