El Grupo Lufthansa reducirá un 20% de los puestos directivos de sus aerolíneas y recortará 1.000 empleos de su administración en el marco de la reestructuración tras la aprobación del rescate del Gobierno alemán.