La OTAN ha denunciado este miércoles que Bielorrusia puso en riesgo la vida de los pasajeros del vuelo de Ryanair que fue desviado a Minsk para detener al disidente Roman Protasevich, hecho que ha considerado como una «afrenta» a las libertades de expresión y prensa.