Una anomalía detectada en el tren de Ouigo que circulaba entre Barcelona y Madrid pasadas las 10.40 horas de este martes ha supuesto un retraso de más de 90 minutos en este servicio, un día después de que la nueva operadora haya estrenado la competencia con Renfe.