Los alojamientos gallegos registran pernoctaciones «meramente testimoniales» este puente de la Constitución, afectados por las restricciones que todavía se mantienen para frenar el avance del coronavirus en numerosas localidades y por el cierre perimetral decretado para el conjunto de la comunidad.