El primer ministro portugués, Antonio Costa, ha anunciado que a partir del sábado se suspende la comunicación aérea con Reino Unido para frenar la propagación de la nueva variante británica del coronavirus.