Es legítimo que una persona que mida 1,50 tenga la ilusión de ser jugador profesional de baloncesto. Pero lo tiene bastante crudo. Hay aspiraciones imposibles cuando no se tienen determinadas aptitudes naturales. Lo mismo pasa con un país que quiere ser una potencia agrícola, pero no tiene suelo disponible ni agua abundante y barata.