Punta del Hidalgo ya aparece en los mapas turísticos de Tenerife y se nota porque quienes vivimos aquí, vemos mucha más «vida» en esta bella localidad norteña…y es justamente una de las razones por las que abandonaré este pueblo en apenas unos días para mudarme a la Isla Baja, aún alejada del turismo masivo. Y es que La Punta es un pueblo pesquero encantador que con sus poco más de 2.000 habitantes se perfila como un destino vacacional de ensueño con sus piscinas y charcos naturales, sus restaurantes en donde comer pescado y las escuelas de surf desperdigadas por toda la localidad. ¿Qué ha fallado, entonces? Aparte de que los precios de los pisos frente al mar son bastante altos para lo que ofrecen, no es muy saludable vivir en una localidad con este perfil cuando se trabaja desde casa…básicamente porque no se trabaja demasiado. Para todos los demás, ¡Bienvenid@s a La Punta!

10 cosas qué hacer en Punta del Hidalgo

Piscinas y charcos naturales: Uno de los grandes encantos de esta localidad son sus piscinas artificiales de agua salada y sus charcos naturales que están presentes en toda la costa del pueblo. Desde la cofradía y hasta los pies de Anaga, encontrarás numerosos charcos aunque si te quieres dar un chapuzón sin demasiadas complicaciones, la piscina del Arenisco es la mejor acondicionada.

Surf: La Punta es conocida por su tradición en cuanto a la práctica de deportes de surf. De hecho, puedes encontrar varias escuelas de surf en la localidad que imparten clases privadas y en grupos para todos los niveles ya que depende, en gran medida, del oleaje que, en ocasiones, es muy intenso.

Senderismo por Anaga: Desde Punta del Hidalgo se pueden hacer rutas por el macizo de Anaga, un hermoso Parque Rural en el que abunda la laurisilva y los barrancos imposibles. Desde La Punta parten la ruta de Chinamada aunque hay numerosos senderos que se bifurcan.

Gastronomía: En cualquier restaurante de La Punta se come bien. Acércate al Columbus, a La Caseta o a la Cofradía y degusta pescados del día, camarones y lapas con papas.

Playa Arenal: La playa que no son de arena negra escasean en el norte de la isla. Por eso la playa Arenal es tan codiciada. Para llegar hasta ella puedes hacerlo entrando por el antiguo Hotel Neptuno y bajando unas escaleras. También puedes entrar desde el barrio de la Olla por unas escaleras y, posteriormente, por el pedregal.

Ornitología: Es una de esas cosas qué hacer en Punta del Hidalgo que no todos conocen. Y es que debido a su particular orografía, este área protegida cuenta con numerosas aves migratorias y algunas residentes.

Faro: Un paseo por el faro es poco menos que una obligación para los visitantes. Si te animas, puedes pasear los 3 kilómetros que hay desde la piscina del Arenisco hasta la ermita de San Juanito, hacia donde cada 23 de Junio tiene lugar la procesión.

Pesca: Si eres aficionado a la pesca, tienes muchas posibilidades de irte con unas buenas piezas de vieja o de caballa. Continuamente se puede ver a gente pescando.

Caravaning: Desde hace unos años se han puesto de moda los alquileres de caravanas y campers en la isla. El camping de Punta del Hidalgo es la mejor opción aunque, si no tienes sitio, puedes aparcar en la zona del faro. Eso sí, ¡No les cortes el paso a los transeúntes!

Parapente: Esta nueva tendencia en deportes está arrasando aunque las actividades se realizan desde Anaga.