Te levantas por la mañana, vas al baño con el móvil y comienza tu trabajo no remunerado.

Porque sí, aunque creas que lo que estás haciendo es entretenerte (o dar envidia a tus amigos), estás invirtiendo gran cantidad de tu tiempo, es decir, estás trabajando para las redes sociales gratis, aportando contenido diario que exprime tu vida personal sin que tú obtengas nada. Al contrario. Aportas.

Si en el siglo XIX Marx acuñó el término «plusvalía» para referirse al excedente que se quedaba el empresario, en la actualidad no solo somos quienes nutrimos de contenidos gratuitos a las principales redes sino que además nos morimos de ganas por obtener feedback – que, en realidad, no dejan de ser visitas y repercusión para la propia red -.

Estamos frente a una realidad a la que jamás nos habíamos tenido que enfrentar y que se vale directamente de nuestra necesidad de relevancia.

Facebook o IG se nutren del narcisismo inherente al ser humano y gracias a eso tú (y todos nosotros) estás trabajando para las redes sociales gratis y además te encanta hacerlo

Según las últimas estadísticas del INE (2019, Instituto Nacional de Estadísticas), los españoles pasan más de 6 horas contectados a  Internet. Las redes sociales se llevan un gran porcentaje del tiempo en pantalla. Por su parte, la Universidad de Valencia ha realizado un estudio en el que se verifica que España es uno de los países que más usa las redes sociales con un 47% de penetración en comparación con el 29% del resto.

¿Y cuánto tiempo invertimos en trabajar para las redes sociales?

De media, entre 4-5 horas es lo que invierte un internauta que usa las redes sociales (ese 47%). Esto significa que muchos de nosotros, especialmente quienes trabajamos en el ámbito digital, pasamos más tiempo en las redes sociales que en un trabajo de media jornada.

 

 

Imagen: Jim Holroyd 365