Los viajeros que lleguen a Reino Unido procedentes de países donde se hayan detectado nuevas variantes de coronavirus deberán permanecer aislados durante diez días en hoteles, ha anunciado este miércoles el primer ministro, Boris Johnson, que no prevé que las clases en Inglaterra se reanuden antes del mes de marzo.