Las autoridades de Rusia han denegado el permiso para cambiar ruta a sendos vuelos de Air France y Austrian Airlines que buscaban sortear las recomendaciones adoptadas en los últimos días sobre Bielorrusia a raíz del desvío forzado de un avión de Ryanair, lo que añade una nueva variable al frente político abierto con Minsk.