La aerolínea irlandesa de bajo coste Ryanair no descarta el cierre de bases en alguno de sus mercados ante la incertidumbre y la «poca visibilidad» sobre el comportamiento de la demanda, que ha provocado que la compañía se vea obligada a revisar mes a mes la programación de sus vuelos.