Ryanair ha actualizado sus previsiones para el año fiscal 2021, finalizado el pasado 31 de marzo, previendo unas pérdidas netas de entre 800 y 850 millones de euros, lo que rebaja el rango estimado anterior, que llegaban hasta los 950 millones de euros, según ha notificado a las autoridades del mercado.