La aerolínea irlandesa de bajo coste Ryanair considera que «cualquier ayuda» que otorgue un Estado, «debe estar disponible para todas las aerolíneas», ya que considera que todo lo que no sea accesible a todas las compañías «no es transparente».