Sanidad Exterior controlará con cámaras termográficas la temperatura de todos los pasajeros internacionales ante el aumento de tráfico en los aeropuertos a partir del 1 de julio. El control ya se lleva a cabo desde el pasado 15 de mayo pero ahora se automatizará de cara a la temporada veraniega.