Las cifras siguen dibujando un panorama desalentador sobre el futuro inmediato y a corto plazo de la principal actividad económica de la comarca, de la Isla y de Canarias. Los resultados obtenidos por el parque de establecimientos turísticos que configuran los destinos del Sur no invitan al optimismo, ni tampoco los datos de reservas que registran hasta el momento. El sector tiene el objetivo puesto en la temporada de invierno y se pronuncia casi con temor.