Como cada mañana desde hace unos cuatro años, me despierto, le doy un beso de buenos días a mi compinche y acto seguido me pego al móvil como si no hubiera un mañana. Son gajes del oficio de autónoma y, además, proto-empresaria. Dentro de mi rutina, además de la sobrante referencia a mis hábitos escatológicos matutinos, siempre se mantiene la de ojear los trending topics y las noticias de última hora. Es una costumbre que a google sabe que me gusta y que me pone bien fácil gracias a ese algoritmo del demonio que amo y odio a partes iguales. En ocasiones, hasta me sorprende que las tendencias cuenten con temas trascendentes del estilo #lunadesaturno o #guerraenetiopia pero hoy no ha sido uno de esos días. La tendencia hoy es ni más ni menos que la nueva canción K-pop Psy de That Thay con Suga. Como tenía curiosidad por saber que narices era ese grupo o artista -aunque me temía lo peor- fui en su busca. ¿Cómo no hacerlo si tenemos en cuenta que es la trending topic más TOP a nivel internacional? Oye, quizás es música protesta, ¡Yo qué sé! (ironiísima).

La canción Trending Topic Psy de Thatthatfeatsuga y el K-pop que conquistó Europa

Vaya por delante que no soy fan de ThatThatFeatSUGA. Ni siquiera del k-pop que, hasta hace una hora, solamente conocía por algunos reels de instagram y vídeos de youtube pero, indagando por la red, por lo visto se trata de un movimiento brutal, de toda una revolución cultural. Lo curioso es que extrañe. Corea del Sur siempre ha sido «la niña bonita» de Estados Unidos y ahora, cada vez más occidentalizada, se ha abierto brutalmente a Europa o América Latina. No extraña que ese Gangman Style que, hasta las menos amantes de ese estilo musical, estuviera hasta en la sopa.

Y es que la fusión siempre vende y, en este caso, es además un testimonio de la globalización de la cultura. Y es que, si hay McDonalds hasta en un pueblo perdido en Sudán, ¿Por qué no puede la música coreana comerse con papas a los músicos de medio Europa? Vivimos un contexto de cambios tan frenéticos que hasta quienes nos consideramos más abiertos tenemos que respirar hondo cuando se imponen determinadas modas pero, ¿Qué quieren que les diga? Yo siempre he sido más de «sí» que de «no», de «quizás es interesante» a «mejor lo malo conocido». En el caso concreto del k-pop no me pronuncio porque no es mi estilo musical pero, vamos, que si el reggaeton cruzó el charco y se impuso en medio mundo siendo, posiblemente, el género musical menos afín a mí del multiverso, ¿Qué voy a decir yo del k-pop que, al menos, cuenta con armonía?

Ahora que ya sé qué es el k-pop y que conozco a ThatThatFeatSUGA -es decir, que conozco tanto a That That como a SUGA- quizás emplee algo de tiempo en escuchar más k-pop. A fin de cuentas, si me pasé toda una tarde escuchando reggaeton y trap solo para concluir que en un 98% detestaba esos estilos musicales, este género bien se merece robarme unas horas antes de rechazarlo definitivamente.