Tras el mazazo inicial de la pandemia, el sector turístico español se enfrenta ahora a sus meses más duros, en la fase final de una travesía del desierto, con la esperanza de que la vacuna permita levantar lo antes posible la losa que pesa sobre su actividad. El sector es consciente de que, después de afrontar el reto de sobrevivir, vendrá el de una ineludible transformación, barnizada por la digitalización y la economía ‘verde. Aunque también, por la movilidad segura, así como por otros cambios sociales y económicos que han venido con el coronavirus y que dejarán su huella tras la pandemia.