Un juzgado de Palma de Mallorca ha declarado la nulidad de la cláusula que prohíbe la cesión de los derechos de los pasajeros a terceros cuando se producen casos de retrasos, cancelaciones o pérdida de equipaje.