Una pequeña ciudad de California (EEUU) ha empezado a pagar a los turistas para que la visiten, con el objetivo de reactivar el turismo y las empresas locales afectadas por la pandemia del coronavirus, según informa EFE.