La Declaración de La Palma surgida de la cumbre del G20 apuesta por la adopción de protocolos estándares internacionales para las pruebas previas a la salida de los turistas de sus países de origen y la aceptación de esos resultados en el destino.