Una turista estadounidense ha devuelto a Roma una pieza de mármol que se llevó hace tres años de un yacimiento de la ciudad y en una carta se ha confesado arrepentida de su acción y ha pedido perdón por ser «una idiota».